niveles de riesgo

Recientemente hemos podido comprobar los profesionales de la Atención Primaria de Madrid como en el software de registro de historia clínica que empleamos (AP-Madrid) se ha incluido, en concordancia con la Estrategia de Atención al Paciente Crónico de la Comunidad de Madrid, un icono que representa el riesgo de cronificación (basado en el modelo Kaiser Permanente) junto al nombre de los usuarios.

Este nivel de riesgo estratifica a la población en niveles de riesgo BAJO, MEDIO y ALTO, y se basa en el tipo y número de patologías crónicas concomitantes que presenta el paciente. El algoritmo es algo complejo, ya que se han tenido en cuenta el gasto sanitario relacionado a cada una de las patologías seleccionadas, la prevalencia, la mortalidad, y así hasta siete criterios distintos, y se han priorizado las 20 patologías que sumando estos criterios más riesgo de cronificación (supuesto) han obtenido.

clasificacion riesgo

Como podéis observar en el ranking las patologías en las que clásicamente más actúa la fisioterapia están en los puestos 12 al 14 del “ranking de cronicidad”, excepto EPOC en el puesto 2º, en el que parece que nos resistimos a entrar a pesar del papel fundamental que tenemos y se nos aporta en el Plan Estratégico de EPOC de la CAM. Sin embargo, la prescripción de ejercicio físico y de actividad física, para las que estamos especialmente capacitados (en teoría) es clave en el manejo de las 9 primeras condiciones de este “top 20”, lo que nos debería hacer reflexionar sobre si debemos pivotar nuestra actividad en At. Primaria y dedicar más esfuerzos a este tipo de intervenciones, en lugar de aislarnos en las salas llenas de lámparas y electrodos. De entrada que no se cuente con nosotros en ningún punto de la estrategia de crónicos, a pesar de nuestras capacidades y competencias profesionales, es para hacérnoslo mirar.

Personalmente me parece muy interesante estratificar a la población en función de su riesgo de cronificación, la idea me parece muy interesante, y en esa línea estamos usando la Escala de Gradación del Dolor Crónico, pero una vez implementada tengo mis dudas sobre si realmente será operativa la metodología elegida en este caso, y si eso influirá en las decisiones que se tomen en la prescripción de cuidados y pruebas por parte de los profesionales. Habrá que esperar para ver si realmente el modelo planteado es el adecuado, independientemente de que la idea inicial fuese pertinente.

Ayer consulté (ver conversación) con un par de compañeros médicos de familia en Twitter, y con una enfermera de familia sobre su opinión inicial a cerca de la utilidad, para tener algo de feedback sobre el nuevo elemento que se supone nos ayudará en la toma de decisiones, y coincido con sus valoraciones en que tendremos que esperar a ver, pero de entrada no parece muy “preciso” como podemos ver en los tuits que plantean los compañeros con algunos ejemplos. ¿Y vosotros que pensáis?

Etiquetas: , , ,

Leave your comment


Leer entrada anterior
Entrevista sobre Atención Primaria en la revista “30 Días”

Recientemente ha sido publicada en el número de Diciembre de la Revista del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad...

Cerrar